Archive for de maig 2012

Filigrana

Restaurante Filigrana Barcelona

Restaurant Filigrana
Plaça Espanya, 6–8 (entrada por el hotel)
Tarragona, 99 (acceso directo al restaurante)
08014 Barcelona
Tel. +34 93 426 26 00
Fax +34 93 426 04 00

reservas@restaurante-filigrana.com
www.restaurante-filigrana.com



Aprovechando unos vales de descuento del LetsBonus y la cercanía al despacho, nos animamos a descubrir la cocina del restaurante del Hotel Plaza, de la cual había leido unas críticas bastante buenas.

De entrada tengo que decir que el servicio de sala fué lo más destacado de la noche y nos sorprendió muy gratamente (aunque debería ser práctica habitual en este tipo de establecimientos, desgraciadamente no siempre es así).

El vino que entraba en el menú (un Rioja cosechero embotellado directamente por el viticultor para ellos), y después de insistir la jefa de sala que lo probara, fué descartado siendo sustituido (con muy buen criterio por parte de la misma) por un estupendo ORTOS (D.O. Montsant), del que no tenía conocimiento. El Rioja no es que fuese malo (que si sencillo), es que no me apetecía cenar con un vino tan "Rioja".

Para empezar, nos sirvieron unas croquetas de calçots. Correctas. Sin más.

Croquetas de calçots

Seguimos con unos espárragos salvajes salteados con butifarra negra y chipirones. Sencillo. Correctas cocciones y materias primas sabrosas por separado, pero con poca consistencia en el conjunto.

Espárragos salvajes salteados con butifarra negra y chipirones


Muy similar al anterior en cuanto a sensaciones se refiere, el siguiente plato consistió en un morro de bacalao con sopita de almendras y tartar de calabacín. Buen punto de cocción del pescado, pero poca integración y contraste del resto de elementos que componían el plato. 

Morro de bacalao con sopita de almendras y tartar de calabacín


El último plato del menú fué (al menos para mi) el mejor de la noche con diferencia, por elaboración, sabor, melosidad y conjunción de sabores. Consistió en una espaldita de cordero crujiente cocida a baja temperatura con un cremoso de patata trufado.
Espaldita de cordero crujiente cocida a baja temperatura con un cremoso de patata trufado

Los postres consistieron en un helado de iogurt búlgaro ("Señora enseña el búlgaro...:)") y pan con chocolate, aceite y sal. Tengo que reconocer que (a pesar de mi hipersensibilidad dental) lo encontré muy bueno. Una nueva versión del "pa amb xocolata, oli i sal" de toda la vida.

Iogurt búlgaro y pan con chocolate, aceite y sal

Y tras los postres, café y ...borrón y cuenta nueva.

Dos detalles que no nos gustaron (dejando aparte el nivel de la comida), fueron que el pan que nos sirvieron de inicio debía ser de AC ya que estaba duro y seco como la mojama. Tuvimos que pedir que nos lo cambiaran y (¡oh sorpresa!), al minuto nos lo trajeron tierno del día. El otro detalle que creo que no corresponde a un restaurante de este nivel, es que puedan acceder dos rumanas al interior del local con claras intenciones delictivas (cogí el móvil raudo y veloz, cuando vi que una de ellas venía directa a nuestra mesa). Por otro lado, debo reconocer que rápidamente fueron puestas de patitas en la calle, con lo cual podemos decir que fue una anécdota (aunque si hubiesen logrado su objetivo, no se que podía haber pasado...).

En resumen. Creo que 60 € es un precio excesivamente elevado para un menú en el que tampoco es que destaquen materias primas exclusivas o elaboraciones trabajadas. Hasta con la oferta de 24 € que es con la que acudimos, me sigue pareciendo caro... Aunque por situación (en plena Plaça Espanya) imagino que está más orientado a turistas pudientes con paladares poco exigentes.


dissabte, 19 de maig de 2012
Posted by Jordi Castaño

Rémol al forn amb romaní


Ingredients:

- Un Rémol
- Unes branques de romaní
- Patates
- Ceba
- All
- Julivert
- Llimona
- Sal
- Vi blanc
- AOVE

Per començar picarem finament el romaní, l'all i el julivert i els barrejarem en un bol juntament amb una mica de sal, ratlladura de llimona, unes gotes d'aquest i un bon raig de AOVE.

Amb la picada resultant, sobaremos amb les mans (o amb un pinzell de silicona els més pudorosos) a l'
animalet per tot arreu i per igual. Reservarem.

En una safata de les del forn posarem una fina capa de patates i ceba, salpebrem i regarem amb un bon raig de
AOVE. Introduirem la safata al forn prèviament escalfat a 180 º durant uns 15 a 20 minuts.

Passat aquest temps, incorporarem el rémol a la safata i regarem generosament amb una copa de vi blanc, preferentment del que anem a servir amb el peix. Tapem la safata amb paper d'alumini i tornem a introduir la safata al forn durant uns 30 minuts. Un cop transcorreguts, destapar i amb el gratinador a tota hòstia intentarem daurar una mica la pell.

Servir directament del forn a la taula i gaudir.

divendres, 18 de maig de 2012
Posted by Jordi Castaño
Tag :

Can Vallés

Restaurant Can Vallés
Aragó, 95
08015 - BARCELONA

932 260 667




Restaurante de l'Eixample situado cerca de la Plaza d'Espanya de Barcelona, tiene el aspecto de muchos de los "Bar Restaurant" que pueblan la zona, pero al acceder al interior, notas que algo es diferente.

Decoración clásica y mobiliario sencillo de aspecto de bar de menús. Servicio de mesa más que correcto. Mesa no adecuada para comidas de más de cuatro personas, ya que no hay opción de mesa redonda. Nos situaron en la entrada del restaurante en una mesa alargada lo cual era un poco agobiante por la estrechez del sitio (y la regulación del aire acondicionado...).


En cuanto a la comida (que de hecho, es a lo que finalmente se va a estos sitios...), es uno de esos pocos sitios en los que se les da al producto primero el tratamiento que realmente merece. No hay sitio para mediocridades en la carta (al menos en lo probado en el menú que nos prepararon para nosotros esa noche) y las elaboraciones son las justas para apreciar en su justa medida la calidad del producto.

Empezamos con unas finas cocas de pan con tomate y un fabuloso jamón, recién cortado que se fundía en boca. Muy bueno.

El siguiente plato a compartir fue un tártar de atún con huevas de salmón, acompañado por unas rebanadas de pan tostado. Es uno de esos platos en los con una elaboración mínima, notas la calidad del producto. Sobresaliente. 

Tartar de tonyina


El plato que nos sirvieron a continuación (y que fué el único servido individualmente), creo que fue la estrella de la noche. Todos coincidimos en que era realmente un plato 10 y que sería lo más destacado del menú de este restaurante. Era un canalón de manitas de cerdo con bechamel de "ous de reig" (en mi opinión, el mejor bolet que existe).

Caneló de peus de porc amb bechamel d'ous de reig


Si en el tártar de atún se apreciaba la calidad del producto, en las pochas con piquillos y cansalada lo bordaron. Preparación sencilla donde las haya, es capaz por si misma de demostrar que con cuatro elementos básicos puede elaborarse un buen plato.

Pochas amb piquillos i cansalada


Y... los huevos rotos de la Tia Enriqueta con espardenyes y ceps... sublimes. Huevos de corral en su justa cocción, rotos delante del comensal e inundando con su fluir, la mezcla mar y montaña de ceps y espardenyes... Todavía salivo cuando lo recuerdo.

Ou de corral amb espardenyes i ceps


Finalizamos la ronda con un chuletón de buey (me despisté y en la foto que le hize al plato, ya había volado la mayor parte...) servido a la piedra, para que cada comensal pudiese darle la cocción que más le gustase. Quizás el plato en el que mejor aprecias la calidad de la materia prima, ya que estas piezas no son sencillas de encontrar. Fundente en boca y con un umami de órdago.

Entrecot de bou a la llosa
  

Sirvieron los postres en formato degustación para que pudiesemos probar unas cuantas de sus elaboraciones. Tocinillo de cielo (soy fan), tarta de queso, profiterol relleno de chocolate caliente y una especie de puding o flan de tofee (creo...).

Degustació de postres


Y para empujar hacia abajo este festival, unos vinitos tintos (un buen Priorat de cuyo nombre no me acuerdo y un Anima Negra de ses Illes Balears) y un verdejo (Jose Pariente). Por cierto, encontré la carta de vinos con un excesivo protagonismo de Riojas y Riberas, dejándo de lado referencias de otras D.O. interesantes. Precios de los caldos x2 y redondeando hacia arriba.

Precio del ágape... 50 € per cápita, precio cerrado del menú degustación sin bebidas, el cual se elevó a 70 € con las mismas.

¿Caro? No, si tenemos en cuenta el producto utilizado para la confección del menú de degustación (no son materias primas básicas precisamente...) y la calidad del mismo. Sí, si comparamos con otros establecimientos de renombre y con xefs de prestigio en los que se prima más la elaboración de los menús en detrimento de las materias primas.

Yo personalmente disfrute de la velada, de la compañía y de la amabilidad de todo el personal de sala.

dijous, 10 de maig de 2012
Posted by Jordi Castaño
Amb la tecnologia de Blogger.

Dites a tenir en compte

"No hi ha amor més sincer que l'amor al menjar" - George Bernard Shaw

"L'amor és tan important com el menjar. Però no alimenta" - Gabriel García Márquez

"No ens reunim al voltant de la taula per menjar, sinó per menjar junts" - Plutarco

"Qui rep als seus amics i no presta cap atenció personal al menjar que ha estat preparat, no mereix tenir amics" - Anthelme Brillat-Savarín

"La vida és allò que passa entre els àpats" - Carlos Rolando

Entrades Populars

Arxiu del Blog

La meva llista de blogs

Total de visualitzacions de pàgina:

Seguir per email

Traduir

Seguidors

- Copyright © La cuina de Mindundi -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -